13 oct. 2010

Mi primera Nancy...


Hoy, navegando por internet, me he tropezado con esta foto, que me ha hecho brincar del sobresalto. 
(No sé la página de donde la he sacado, para ponerlo aquí).

Nunca había vuelto a ver la caja igualita a la que me trajeron aquellos reyes, no sé si fue en el año 70 o 71.  La única diferencia es que mi Nancy era rubia y los postizos de la caja también.

Me ha hecho mucha ilusión volverla a ver, parece mentira las sensaciones que puede evocar una imagen...


10 comentarios:

  1. Ya te digo Enebea, es increible los recuerdos que tenemos guardados en la memoria durmiendo.. hasta que una muñeca o un olor o algo así, lo despierta..... Tu, en tu caso, esta preciosidad de nuñe...Haber si tines suerte.. y ademas tambien te pudieras comprar esta nuñe de cuando tu eras peque..

    bsss.

    Merche.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, Merchina. El olfato es el sentido que más despierta la memoria (lo vi en un programa de Punset y pensé que tiene toda la razón).

    De hecho, la caja con la muñeca tenía olor a Onil (esto lo expliqué en una entrada al blog, que yo de niña era mú cateta enteramente, ja ja ja).
    Clicando aquí se va a la entrada en cuestión.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Es que casi todas las nancys de nuestra infancia eran rubias!!! yo tuve sin embargo una pelirroja (mi pelirroja de melena cortita), pero seimpre deseé una rubia. Era mucho más guay a los 8 años!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Madre mía lo que me ha costado publicar este comentario!!! Y además he ido a ver si me habías contestado a uno que te dejé sobre muñecas horrendas y resulta que no está!!!! buaaaa.
    Te contaba que hace poco me regalaron una barbie entera tatuada (pintada con boli) y con el pelo rapado azul. Quieres una foto para tu blog???
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Caramba Rosana, seguro que tu Barbie azul (me ha hecho pensar en Lucía Bosé, ja ja ja) está ya mucho mejor después de pasar por tus manos... (¿la has llegado a arreglar?)

    Estará bien ponerla en mi blog, pobrecita...

    Mi hermana tenía la Nancy castaña-pelirroja (no era tan pelirroja como la Pippi Langstrump, pero bueno). Sin embargo, la mayor parte de las muñecas eran de pelo rubio, tienes razón.
    ¿Erannnn???? bueno, eso habría que preguntarles a los de Famosa, que parece que tienen un stock grande de rubias y no dejan de ponerlas... (estoy pensando en las azafatas que vienen en septiembre).

    Ojalá no tengas más problemas para publicar comentarios. No sé por qué no está el que me hiciste, qué lástima.

    Besitos :-)))

    ResponderEliminar
  6. Me pasa muchísimas veces a mí tb! Recordar es tan bonito... :)

    Por cierto, estoy organizando un sorteo por mis 100 primeras entradas en el blog, así que te invito a participar. Entra para ver la condiciones aquí ;)

    http://sonhandobajoelarcoiris.blogspot.com/2010/08/sorteo-de-los-100-primeros-suenos-bajo.html

    Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa, estaba investigando cuando te descubrí. Tienes unos blogs muiy chulos. Como veo que te gustan las manualidades y leer te dejo la dire de mis blogs por si te gustan

    http://modelaelbarro.blogspot.com/
    http://librosparaaventureros.blogspot.com/

    Un besiño

    ResponderEliminar
  8. Que bonitooo!
    Yo no recuerdo las cajas jaja, menos de lo que busco en este momento: mi baby chiquitin que en algun momento murio en manos de mi hermano menor (y hasta hace poco, ni siquiera lo recordaba a el)
    una comiditas, y bueno, a las nancys nunca las he visto ni en vivo ni en cajas, todo lo que tengo son fotos para disfrutarlas!
    Un beso! Y felicidades por esos bellos recuerdos!

    ResponderEliminar
  9. Hola Enebea, paso a tomarme un café...
    Mis muñecas nunca las pude guardar en el desván porque mis hermanos, una panda de salvajes, las destrozaban...no veas que berrinche cuando arrancaron el pelo a Merceditas...así se llamaba, no sé si era de famosa, andaba...
    Mi primera Nancy fue la de primera comunión, un clásico como la tortilla de patatas!
    Que FEAS las de ahora...les pueden gustar a las niñas??
    Encantada de haberte conocido;)) bss

    ResponderEliminar
  10. ¡Madre mía! Me parece estar todavía acariciando el abriguito blanco que, si no recuerdo mal, quedaba un poco escaso de cuello y costaba de abrochar. Llevaba un cierre de presilla que costaba una vida entera que quedara cerrado.
    Y el olor de las muñecas es casi tan adorable como el olor de un bebé durmiendo. Es el olor de la mañana de reyes.
    Me encanta todo lo que explicas, Enebea, y no sabes la de cosas que compartimos.
    Me quedo por aquí...

    ResponderEliminar

Antes de bajar del desván di algo...